Anorexia, bulimia y otros trastornos de la alimentación

OTRA FORMA DE TRATAR LA ANOREXIA Y LA BULIMIA

Al calificar a la anorexia nerviosa, la bulimia y otros problemas psicológicos como trastornos de la conducta alimentaria se cataloga como enfermedad a una conducta manifiesta y no a sus causas. Eso nos lleva a tratamientos psicológicos de la conducta y dietas de engorde, con o sin hospitalización. La vida del anoréxico gira en torno al peso y la alimentación. Si médicos y psicólogos hacen lo mismo y ponen el acento en el peso corporal sin prestar la debida atención y escucha la problemática subjetiva que lo lleva a esa conducta, no hacen más que entrar en una lucha con el paciente y reforzar sus conductas respecto de los alimentos. Por eso los tratamientos habituales producen efectos en el corto plazo pero no pueden evitar las recaídas.

Si, en cambio, los psicólogos consideramos a la anorexia y la bulimia conductas sintomáticas, el tratamiento es conducido necesariamente a la significación que estas conductas tienen en cada una de las personas que las padecen y a tratarlas una por una, conforme a su singularidad. Así sustituimos la balanza y el aspecto físico de la persona por una escucha que ofrece la posibilidad de hablar, de expresar sus pensamientos y sentimientos, y de ir construyendo una subjetividad que le permita descubrir el sentido de su conducta alimentaria.

La experiencia demuestra que un tratamiento así concebido consigue, en la mayor parte de los casos, un peso limitado pero estable, sin riesgos serios para la salud ni vómitos, purgas, etc. Y un buen desarrollo afectivo, académico y laboral, porque las personas anoréxicas pueden ser muy aplicadas y trabajadoras.

Si deseas una consulta relacionada con la Anorexia, la Bulimia y otros trastornos de la alimentación puedes concertar una cita con nosotros.

Deja tu mensaje y te atenderemos a la mayor brevedad posible

Fields marked with an * are required