Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites Bets.Zone Use our complete list of trusted and reputable operators to see at a glance the best casino, poker, sport and bingo bonuses available online.

07 – Para Educadores

/07 - Para Educadores

¿ESTÁN LOS PADRES SUFICIENTEMENTE INFORMADOS SOBRE LA MEDICACIÓN PARA EL TDAH?

marzo 1st, 2017|

Versión resumida de la publicación de NO GRACIAS, organización civil independiente por la transparencia, la integridad y la equidad en las políticas de salud, la asistencia sanitaria y la investigación biomédica.

Peter Gøtzsche, danés, doctor en medicina, Master of Science en Biología y Química, dedica un capítulo entero al TDAH en su recientemente publicado Medicamentos que matan.

¿Cuántos padres conocen estos datos?


“Tan pronto como se etiqueta a los niños de enfermos, todos se quitan responsabilidades de encima..
hemos decidido como sociedad que es demasiado complicado cambiar nuestros sistemas educativos así que hemos preferido cambiar el cerebro de los niños. Esto es muy cruel… el TDAH no es una explicación sino solo un nombre que le hemos dado a un conjunto de síntomas”

“Los medicamentos para el TDAH son estimulantes”, y la mayoría de ellos derivados de “las anfetaminas”.

“Los estimulantes (…) pueden producir dependencia y las personas” (jóvenes y adultas) “diagnosticadas de TDAH que son tratadas con medicamentos pueden acabar abusando” de ellos.

Pueden también tener efectos negativos sobre “el interés social, con apatía e indiferencia”. “Muchos niños -en algunos estudios- pueden acabar desarrollando depresión y comportamientos compulsivos.

Pueden elevar la tensión arterial y/o la frecuencia cardíaca, por lo que hay que hacer un seguimiento médico con vigilancia de la tensión y el ritmo cardíaco, sobre todo en presencia de antecedentes familiares.

Otros efectos secundarios posibles (que figuran el los prospectos de esos medicamentos como “muy frecuentes”, es decir: al menos 1 de cada 10 niños tratados): el insomnio o las cefaleas. Frecuentes (del 1 al 10% de los pacientes) son, entre otros: los tics (sobre todo con metilfenidato), trastornos afectivos, alucinaciones, reacciones psicóticas y maníacas”.

Por eso están contraindicados en caso de enfermedad cardíaca o sospecha de síntomas psicóticos, tanto en niños como en adultos, entre otras contra-indicaciones.

La Agencia Española del Medicamento recomienda realizar un examen cardiovascular y psiquiátrico previo al tratamiento con metilfenidato (Rubifén, Concerta, Medikinet, Equasym) o anfetaminas (Elvanse), además de un seguimiento durante el mismo, monitorizar el peso y altura de los pacientes en edad de crecimiento y, muy importante, evaluar la continuidad del tratamiento al menos una vez al año.

Con respecto a la atomoxetina (Strattera), ha puesto el foco en la seguridad cardiovascular.

En todos los casos se deben realizar controles de tensión arterial y frecuencia cardíaca, añadiendo electrocardiograma o consulta en Cardiología en aquellos pacientes con factores de riesgo cardiovascular (sobre todo historia familiar de muerte súbita e historia personal de arritmia congénita o cardiopatía congénita).

Por eso en Persona-Psi sólo recurrimos a la medicación cuando es absolutamente necesaria y sugerimos acompañarla siempre con una psicoterapia, para que el uso de medicación no se cronifique.

Las principales especialidades de psicología

enero 31st, 2017|

Recientemente la Universidad Internacional de Valencia ha publicado un artículo que abarca las principales especialidades de psicología y sus aplicaciones. Desde Persona-Psi nos parece fundamental estas diferenciaciones: “Así como a un cardiólogo seguramente no le pedirás que te opere un riñón, a un psicólogo educativo no irás para que trate a tu madre con demencia. Las especialidades de psicología son variadas y dependiendo del enfoque que utilicemos para clasificar los campos de especialización, éstas pueden variar”i.

Conoce las principales especialidades de psicología, esas que son las más conocidas y también las más demandadas:

Principales especialidades de psicología.

Psicología clínica: la más conocida de las especialidades de psicología. Un psicólogo clínico evalúa, diagnostica y ofrece tratamiento a personas con trastornos psicológicos”, dificultades emocionales, o simplemente personas que quieren mejorar su vida.

También es conocida como psicoterapia: tratamiento que se da a algunas enfermedades nerviosas y mentales, y que consiste en la aplicación de determinados procedimientos psíquicos o psicológicos. Abarca diferentes técnicas en función de los diferentes enfoques teórico – metodológicos: Por ejemplo, la psicoterapia conductista; la psicoterapia cognitiva, la psicoterapia de orientación psicoanalítica y la sugestión sugestión hipnótica, entre otras, son técnicas de psicoterapia.

Psicología familiar y de pareja: “Los psicólogos de familia se ocupan de intervenir cuando existen conflictos familiares o problemas del comportamiento en niños y adolescentes”.

Psicología organizacional o industrial: “El psicólogo organizacional aplica los principios y métodos de la psicología para mejorar la productividad y la calidad del trabajo. También se ocupa de la prevención de los riesgos asociados al puesto de trabajo y de gestionar los recursos humanos de la entidad a la que pertenece.”

Psicología educativa: “la actividad profesional se oriente a mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje y a intervenir ante las necesidades que desde el punto de vista de la psicológico-educativo tienen los alumnos. Los psicólogos educativos también participan en los procesos de orientación vocacional y en la prevención y resolución de conflictos que puedan generarse en los entornos educativos.”

 Neuropsicología: “Un neuro-psicólogo se centra en aquellos trastornos que tienen una clara relación con una alteración del funcionamiento cerebral, por ejemplo: demencia, parálisis cerebral infantil o ictus con secuelas neuro-psicológicas”.

Psicología social: “La psicología social nos ayuda a entender muchos procesos individuales enmarcándolos en un contexto social, por ejemplo: las actitudes, los prejuicios o los resultados de unas elecciones”.

Psicología del deporte: Sonpsicólogos dedicados a estudiar e intervenir en la conducta del deportista para optimizar sus resultados”.

Psicología forense: “Los psicólogos forenses (…) aplican los principios, métodos y técnicas de la psicología a temas jurídicos, por ejemplo: ayudando a definir si la salud mental de una persona la hace legalmente responsable.”

En Persona Psi tenemos una amplia variedad de tratamientos y tenemos distintas especializaciones psicológicas. Si tienes cualquier duda contacta con nosotros y te ayudaremos.

iResumen del texto del mismo nombre publicado por la Universidad Internacional de Valencia el 10 de enero de 2017.

El 70 % de los niños que sufre acoso escolar desarrollará un trastorno mental

noviembre 5th, 2016|

Entre un 5% y un 10% de los alumnos de EGB y ESO es víctima de acoso escolar, la mayoría sin que ningún adulto lo sepa.

Estos datos podemos leerlos en un artículo publicado en La Vanguardia el 27/10/2016 con motivo de la realización en Palma de Mallorca del XIX Congreso Nacional de Psiquiatría con la asitencia de más de 1.400 profesionales .

Afirma en ese reportaje la doctora Marina Díaz-Marsá, presidenta de la Sociedad de Psiquiatría de Madrid y psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos. “Se da fundamentalmente en los últimos años de Primaria y en los primeros de Secundaria, que es cuando los niños pasan a la adolescencia y se sienten más inseguros e inestables, y el agresor busca la seguridad siendo agresor”

¿Cualquiera puede ser víctima?

Suele decirse que cualquier niño puede ser víctima de acoso escolar para no estigmatizar al agredido, pero esta afirmación no es totalmente cierta. Las víctimas suelen ser niños “diferentes”: inmigrantes, pertenecientes a una etnia minoritaria o con color de piel diferente, con alguna discapacidad intelectual o un trastorno mental manifiesto, “empollón”, más tímido o más inhibido que otros o, simplemente, que no responde golpe por golpe, “con tendencia a callar y baja autoestima”. Pero siempre diferente, para crear la ilusión de que somos todos iguales… menos uno.

¿Está creciendo el acoso escolar? ¿Por qué?

La respuesta de la Dra. Díaz-Marsá es afirmativa. Y da algunas razones: “La generalización de la violencia y la no repercusión de los actos violentos -explica- hace que estas conductas se estén incrementando, pero también la banalización de la agresividad y las conductas agresivas”.

¿Cuáles son los trastornos mentales más frecuentes entre las víctimas y victimarios de “bullying”?

Buena parte de los agresores (no todos) terminarán desarrollando (si es que ya no lo padecen) algún trastorno mental: falta de control de impulsos, adicciones o trastorno de personalidad antisocial. Pero son pacientes en los que una psicoterapia preventiva no es eficaz si no hay sentimiento de culpa.

Los agredidos suelen manifestar ansiedad, depresión, trastornos psicosomáticos u otros trastornos.

En la unidad de psiquiatría del Hospital Clínico San Carlos constatan que el 70 % de las pacientes con trastorno de conducta alimentaria manifiestan antecedentes de haber padecido acoso escolar.

Pero, a diferencia de los victimarios, las víctimas de acoso escolar sí pueden beneficiarse de una psicoterapia

¿Deben realizar una psicoterapia los niños y niñas víctimas de acoso escolar?

Ésta es una pregunta con dos filos. Parece que al sugerir psicoterapia para la víctima se la estuviera culpabilizando. Pero la sugerencia de los beneficios de una psicoterapia en esos casos no es porque el joven tenga una dificultad que lo hace merecedor de la agresión. Sino porque necesita elaborar esa experiencia y elevar su autoestima. Además la psicoterapia en esas edades, en las que se está terminando de formar la personalidad que los acompañará toda su vida, puede tener eficacia preventiva.

¿Cuándo tiene que acudir al psicólogo infantil un menor que sufre este maltrato?

Según la Dra. Díaz-Marsá “cuando repercuta psíquica y físicamente; es decir, cuando el niño no quiera ir al colegio, se le note más triste o irritable, con más ansiedad, cuando se reflejen en él trastornos psicosomáticos -que le duela el abdomen frecuentemente o tenga cefaleas- o no pueda conciliar bien el sueño.”

“Un porcentaje de ellos, si no se trata, continuará con problemas a largo plazo y entonces puede aparecer depresión crónica, fobia social, ansiedad generalizada y comportamientos auto-destructivos”.

Por eso muchos psicólogos, psicoanalistas y psicoterapeutas sugerimos que los niños y adolescentes que sufren acoso escolar y sienten un malestar psicológico como lógica consecuencia, acudan a una psicoterapia de niños y/o adolescentes.

Si queréis leer más sobre el tema: http://www.persona-psi.com/wp/acoso-escolar-2-las-situaciones-de-acoso-suelen-permanecer-ocultas-para-los-adultos/

DESDE EL 03/11/2016 FUNCIONA EL TELÉFONO CONTRA EL ACOSO-ESCOLAR

900 018 018

ACOSO ESCOLAR – 2 – Las situaciones de acoso suelen permanecer ocultas para los adultos.

octubre 29th, 2016|

Sobre los agredidos

Cualquiera puede ser víctima de acoso. Se registran casos de acoso escolar desde los 3 años hasta el final de la adolescencia, aunque la frecuencia suele disminuir con la edad. “Cualquier pretexto es suficiente para convertir a un

menor en víctima”, afirma Guillermo Cánovas, presidente de Protégeles.

No obstante, podemos decir que sí hay una característica común en todas las víctimas de acoso: ser diferentes. La diferencia no es sólo una excusa. No sólo los niños y adolescentes, sino que muchos adultos en nuestra
sociedad no toleran las pequeñas diferencias
.

Suele afectar más a niños obesos, con gafas, niños de los que no gusta el aspecto físico o, al contrario, gusta demasiado, homosexuales, que sacan buenas notas, o muy malas, o… la lista es inagotable.

Sobre todo en las niñas, la causa con cierta frecuencia reside en la envidia o los celos. Muchas veces el acoso empieza por parte de quien hasta hace poco era amigo, incluso mejor amigo, alguien que conoce muy bien a la víctima y tiene mucha información sobre ella, lo que la hace más vulnerable.

“Los recreos y los cambios de clase eran un infierno. Temía el momento en el que el profesor abandonaba el aula, porque empezaba el hostigamiento”. La chispa la encendió una “ex amiga”. “Ignoro el motivo, pero de la noche a la mañana empezó a propagar falsos rumores. Tal vez me tenía envidia porque yo sacaba buenas notas, pero no lo sé. El caso es que consiguió poner a toda la clase en mi contra”.

Creo que merece una mención el caso de los niños que tienen un problema mental o psicológico. Puede ser desde un retraso mental, aunque sea ligero, un niño o niña diagnosticado con el frecuente Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) hasta una simple inhibición. O un trastorno más grave.

En una ocasión presionaban a la madre de un paciente en un colegio privado para que no inscribiera al niño en el colegio para el próximo curso. Hablé telefónicamente con la psicóloga del centro y le dije que el niño era especialmente vulnerable porque era un niño psicótico. La psicóloga me contestó: “¿No ves? Me lo estás confirmando: el problema es él”. La madre decidió no presentar la denuncia para no someter a su hijo a mayor presión. Lo cambió a otro colegio. El tutor habló con algunos de sus compañeros para que lo protegieran y ayudaran a su integración, con muy buenos resultados.

¿Cómo detectar si nuestro hijo es víctima de acoso?

Las situaciones de acoso suelen permanecer ocultas para los adultos. Especialmente a partir de los 10 o12 años. “Es importante estar atentos a cambios notables en el comportamiento, por ejemplo, si antes hablaba de sus amigos todos los días y ha dejado de hacerlo. O si el fin de semana está bien y el domingo por la noche muestra nerviosismo. También si le preguntamos y responde con evasivas”, explica la psicóloga Alicia García de Pablo.

“Mi hijo llegaba a casa triste, llorando, no quería ir al colegio. Cada día se inventaba una excusa: que si me duele un pie, que si una mano, que si la tripa… Teníamos que llevarle prácticamente a rastras“.

Muchas víctimas de acoso escolar muestran introversión, dejan de hablar, se quieren retirar rápidamente de la mesa, no salen los fines de semana, o vuelven a casa rápidamente tras terminar las clases.

En algunos casos bajan las notas o muestran tristeza, ansiedad…

El problema que dificulta la detección es que estos síntomas son inespecíficos y pueden responder a distintas causas, sobre todo en la adolescencia.

¿Por qué no lo cuentan?

A las víctimas de acoso escolar les sucede como a muchas mujeres que sufren violencia machista: se sienten culpables y avergonzadas. Las vejaciones y el sentimiento de aislamiento socavan la autoestima hasta límites insoportables, lo que dificulta al acosado para buscar ayuda. Otras veces temen ser ignorados, o despachados con el típico: “Son cosas de niños” por padres o docentes.

“Yo le preguntaba si jugaba con los demás niños, y me decía que sí”. Así un día tras otro. Hasta que una tarde no pudo más, y se derrumbó. “Mamá, es que los niños me pegan”. “Pero tú también les harás algo”. “No, yo no hago nada”.

De entrada, casi todos los centros escolares dan la misma respuesta: ‘Aquí no hay acoso’“, explica Javier Pérez Aznar, psicólogo y presidente de la Asociación ‘No al acoso escolar‘. “Suelen cargar contra la víctima, aduciendo que no es para tanto, que los chavales tienen que espabilarse, o que tal vez le convendría (a la víctima) acudir a un psicólogo”, lo que puede no ser una indicación errónea, pero nunca debe servir como excusa para que el centro escolar, muchas veces porque les es económicamente más perjudicial prescindir de varios acosadores que de una sola víctima, no asuma sus responsabilidades .

Blanca, después de soportar mucho, decidió contárselo a un profesor. Su respuesta le cayó como un jarro de agua fría: “Blanca, es que tú piensas que todo el mundo está pendiente de ti”. Con sus padres no le fue mucho mejor: “Algo habrás hecho tú, si no, ¿por qué va a estar todo el mundo en tu contra?”.

¿Cómo actuar?

  • Lo primero para resolver una situación de acoso, como en casi todos los problemas, es favorecer que pueda contarlo a sus padres, su tutor, otro docente y/o la dirección del centro.

  • El colegio puede tomar medidas especiales. Por ejemplo, recurrir a algunos compañeros o alumnos de cursos superiores para que protejan a la víctima. Así son los mismos alumnos los que neutralizan el acoso, y funciona en la mayoría de los casos.

  • Presentar denuncias por escrito en el centro educativo para que quede constancia.

  • Recurrir a la inspección educativa, que es el órgano superior que regula la actividad de los responsables de los centros.

  • Presentar una denuncia penal es la última opción, en caso de que hayan fracasado todas las anteriores.

¿Dónde acudir?

-Línea de ayuda contra el acoso escolar: http://www.acosoescolar.info/index.htm

ACOSO ESCOLAR – 1 – Casi uno de cada cuatro escolares en España ha transmitido haber sufrido algún tipo de acoso o estar siendo víctima en el colegio1

octubre 25th, 2016|

Alejandro: En el momento en que los agentes le tomaron declaración, no pudieron dejar de sorprenderse cuando el niño agredido les preguntó “¿Yo soy malo?” Uno de sus informes psiquiátricos también advierte: “Se siente que es el malo, por eso le pegan, y además los profesores no hacen nada”.”Alejandro se siente culpable, después de haber sido tan machacado”, expone Inmaculada. (“El Mundo.”17.10.2016)

Jorge: “Duró de los 6 a los 13 y ahora trata de verbalizar aquella situación, que silenció, para que otras víctimas rompan esa coraza. «Yo sabía defenderme, pero lo peor para mí ha sido el efecto psicológico, porque cuando llegas a casa tienes la tentación de autolesionarte» para mitigar el malestar. Él lo hizo. «No pensaba en nada. Me pegaba y me causaba dolor». Así se olvidaba, solo durante unos instantes, de los continuos desplantes de «toda» su clase.” (“ABC”.16.10.2016)

Álvaro: «Sufrí acoso escolar desde sexto curso de Primaria hasta cuarto de la ESO por ser homosexual». Al profundizar en su testimonio, se agrava el caso: «Recibía golpes diariamente en los genitales, en la cabeza, tenía dolores de cabeza diarios y patadas delante de los docentes del centro, además de recibir amenazas e insultos». (“ABC”21.10.2016)

A sus 7 años, el hijo de Esther ha sufrido todos los tipos. “Le llamaban gafotas, gordo, cara de culo, bebé”, relata su madre. En el patio, acababa solo en un rincón, “llorando como una magdalena, porque nadie le hacía caso”. Eso cuando no le lanzaban una peonza a la cabeza, le cortaban el pelo o le sacaban las fichas de la mochila para que no pudiera hacer los deberes, y luego, “casualmente, las encontraban los 4 acosadores”.(El Mundo”09.12.2012)

La agresión a una niña en un colegio por 12 compañeros de colegio no fue bullying para la Fiscalía de Mallorca. Óscar Cortijo, vicedecano del Colegio Oficial de Psicología de la Comunidad Valenciana, declara: «se ha banalizado cuando la consecuencia ha sido una niña ingresada en el hospital». (“El Mundo”21.10.2016)

¿Qué es “acoso escolar”?2
“Acoso escolar es cualquier tipo de agresión psicológica o física mantenida en el tiempo y con intención de hacer daño”.

“Aunque no siempre es grupal, una de sus características fundamentales es el desequilibrio de poder: la víctima está sola frente a un grupo agresores y observadores (que suele ser el resto de la clase); estos últimos saben lo que está pasando, pero no hacen o dicen nada por diferentes motivos”. (Lic. Alicia García de Pablo, de la Fundación Protégeles para la protección de la infancia)

¿Cómo comienza el acoso escolar?Acoso social: exclusión y aislamiento de la víctima. Por ejemplo: se la deja fuera de las actividades conjuntas, como un partido de fútbol o una salida colectiva.

  • Acoso psicológico. P. ej.: insultos, humillaciones y amenazas

  • Acoso físico: agresiones directas (golpes) y/o indirectas (producir daño en objetos personales de la víctima, etc.)

“Un día regresó con el abrigo rajado. Otro, con las gafas pisoteadas. Otras veces llegaba con chichones, arañazos… Incluso le cortaron la coletilla durante un recreo”.

Ciberbullying

Lo que ha crecido notablemente es el acoso escolar a través de Internet, porque “ha aumentado el número de usuarios y ha descendido la edad de inicio del uso de las tecnologías”. Este tipo de acoso tiene unas características que lo hacen especialmente preocupante: la participación de terceros, a veces sin conocer a la víctima, que hace que se multiplique el número de acosadores. Además puede perdurar incluso si ha terminado el problema en el centro escolar, el acoso puede continuar en Internet. Y no da tregua al acosado. Si la víctima sufría el acoso en el colegio pero fuera de horario escolar podía estar relativamente tranquila, el ‘Ciberbullying’ la priva también de eso. El acoso continúa en su tiempo de ocio, a través del e-mail, los wassap o las redes sociales.

Pero Internet también puede ayudar a las víctimas. Por una parte, aumenta el número de espectadores que pueden apoyarlas. También proporciona herramientas, como los foros, en los que puede solicitar ayuda. Desde el punto de vista jurídico queda constancia del acoso, que en muchos casos puede denunciarse por ser delitos tipificados (amenazas, injurias, suplantación de identidad…), explica Ana Fernández Guillen, abogada de Protegerles.

Sobre los agresores

No existe un perfil definido del acosador “tipo”. No necesariamente son los típicos “malotes”. Lo que nos debe hacer reflexionar es que generalmente, aunque pueda parecer paradójico a quien no sea conocedor del funcionamiento de la psicología humana, así como las víctimas suelen sentirse culpables, los victimarios no manifiestan ningún sentimiento de culpabilidad.

Muchas veces (afortunadamente no todas) cuentan con la complicidad de sus padres. Al ser informados por el colegio algunos pretenden despachar el problema con el frecuente “Son cosas de niños”. No, no son cosas de niños, es acoso.

La no intervención a tiempo con el niño agresor puede favorecer el desarrollo de una personalidad antisocial o de jóvenes y adultos que practiquen o toleren «la violencia en el hogar (violencia doméstica) o en el trabajo (mobbing), pues ven que sus conductas les dan resultados». En este sentido. El psicólogo Oscar Cortijo señala que «no puede ser que las víctimas tengan que ser las que abandonen los centros». «Se lanza el mensaje de que el acosador sale totalmente impune».

(Continuará)

2 El resto del artículo está escrito en base al reportaje “No son cosas de niños, es acoso” (El Mundo”09.12.2012)

LA MAREA BLANCA PROTESTA POR LA FALTA DE MEDIOS EN SALUD MENTAL “Hay más de diez suicidios al día que no constan y que están sujetos a todas estas desgracias”

octubre 18th, 2016|

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que sin salud mental no hay salud. La OMS especifica que la salud mental no es sólo la ausencia de trastorno mental sino un estado de bienestar psicológico en el cual “el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.”

España invierte menos en salud mental que la media de la UE: 5,5 euros por cada 100 que destina al gasto total sanitario. La media de la UE (incluyendo a los países del este) es de 7 euros, más en los países desarrollados de nuestro entorno. Y eso a pesar de que se calcula que en España 1 de cada 4 personas tendrá algún trastorno mental a lo largo de la vida.
La consecuencia es la falta de recursos y que las las personas con problemas mentales o psicológicos no tengan cubiertas sus necesidades elementales.

LA MAREA BLANCA SE MOVILIZA CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DE SERVICIOS DE SALUD MENTAL

La Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) Marea Blanca, un conjunto de colectivos de profesionales y usuarios en defensa de la sanidad pública y en protesta contra los recortes y los planes privatizadores, se manifestó este domingo 16 de octubre para protestar por la falta de medios destinados a la prevención de la salud mental por parte de la Comunidad de Madrid. En su declaración sostiene que la Salud Mental “es  la gran olvidada de todos los planes sanitarios, la hermana pobre de la Sanidad española y uno de los servicios peor tratados por las Administraciones Públicas”.
Denuncian
“el reducidísimo número de profesionales de salud mental que intervienen en nuestros centros públicos, a pesar de la altísima demanda”. También la falta de “terapias de intervención temprana sin tener que recurrir a la medicación” y la falta de continuidad de cuidados tras un episodio psicótico” y el posterior alta hospitalaria. Esto último hace que los pacientes queden “abandonados, a merced de nuevos ingresos, y con el consiguiente sufrimiento para ellos y sus familias”.

La portavoz de la MEDSAP-Marea Blanca, Carmen Esbrí, ha afirmado que: Hay más de diez suicidios al día que no constan y que están sujetos a todas estas desgracias”.

Del conjunto de denuncias presentes en la manifestación de este domingo nosotros reflexionaremos hoy sobre dos.

Las largas listas de espera y el reducido tiempo de atención

Nel A. González, presidente de la Confederación Nacional de Salud Mental, denuncia en las páginas de “El Mundo” que debido a la “exigua inversión”, las listas de espera para que los pacientes sean atendidos son “extraordinariamente largas”.

Esto es así porque desde hace un par de décadas no se repone el total de los psiquiatras que causan baja por jubilación u otros motivos, al mismo tiempo que aumenta la demanda. En promedio se está citando a los pacientes cada 3 meses o más. Es evidente que una persona en crisis aguda no puede esperar tanto tiempo. Si existe riesgo suicida es probable que no se presente a su próxima cita porque se haya quitado la vida. Pareciera que para las autoridades sólo fuera un dato estadístico que ni siquiera se difunde: Se producen 10 suicidios diarios en España,.

El número de suicidios duplica al de las muertes en accidentes de tráfico, pero con menos difusión.

Existe también un problema añadido: el tiempo que pueden dedicar los profesionales de la Seguridad Social a los pacientes es muy breve desde la “racionalización” del servicio en 1994. 20 minutos cada 3 meses es un tiempo insuficiente para cualquier tratamiento psiquiátrico que merezca ese nombre.

El presidente de la Confederación de Salud Mental dice, en el mismo artículo periodístico, que “en los casos que a priori parecen más leves hay deficiencias graves, porque si no se les dedica el tiempo necesario la situación se puede escapar de la mano y la recuperación ser mucho más lenta”.

La falta de alternativas psicoterapéuticas sin tener que recurrir siempre sólo a la medicación

Si es exigua la oferta de la Seguridad Social en psiquiatría es prácticamente inexistente en psicoterapia, pese a que está comprobado que en la mayoría de los trastornos la psicoterapia es más eficaz que la medicación (como en los Trastornos de Personalidad), y que la combinación de psiquiatra y psicólogo es siempre más eficaz que la atención exclusivamente farmacológica.

El reducido número de psicólogos presentes en los centros de Salud Mental se justifica porque es más económico, requiere menos frecuencia y menos tiempo de atención (y consecuentemente menos profesionales) recetar una pastilla que realizar una psicoterapia, como si en un tema tan sensible como la salud primaran siempre criterios económicos. Pero además este pretendido ahorro es falso: el Estado gasta ingentes sumas de dinero en medicamentos cada vez más costoso (sin que esté demostrado en todos los casos que son más eficaces que la medicación más antigua y económica) al mismo tiempo que ahorra en personal. La razón es muy sencilla: no es igual la presión que ejercen usuarios y profesionales que la que pueden ejercer los lobbies de las grandes empresas farmacéuticas.

No es esa la única razón. También es decisiva una concepción estrechamente biologicista de la psiquiatría que desvaloriza en la práctica la participación de los factores psicológicos en la enfermedad y salud mental y, consecuentemente, los tratamientos psicoterapéuticos.

Pero eso será tema de otro artículo.

Ver más en:

http://www.persona-psi.com/wp/cuando-consultar-a-un-psicologo-o-a-un-psiquiatra/

http://www.persona-psi.com/wp/10-buenas-razones-para-consultara-un-psicologo/

DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL 2016

octubre 10th, 2016|

1 de cada 5 españoles (20%) ha padecido, padece o padecerá algún trastorno mental diagnosticado (hay muchos más sin diagnosticar porque no han consultado)

En el momento actual 1 de cada 10 españoles (10%) tiene algún tipo de tratamiento psiquiátrico, psicológico o psicoterapéutico.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que 1 de cada 4 personas (25%) tiene un trastorno mental actual en el mundo*. Si las cifras en España son menores puede ser porque la salud mental de la población española es mejor, o porque los españoles consultan menos.

Pese a la frecuencia del padecimiento de trastornos mentales, más o menos severos, todavía en España no se aceptan estos trastornos con la misma naturalidad que otras enfermedades. Muchas personas que los padecen se dan múltiples excusas para no consultar. Quienes consultan muchas veces lo ocultan a familiares, amigos y conocidos como si de una vergüenza se tratara. Pareciera que reconocer que uno tiene problemas psíquicos o psicológicos y solicitar ayuda profesional implicara un estigma. Como si quienes padecen de sí mismos fueran “apestados” y no personas valiosas que requieren ayuda en algún momento de sus vidas.

Como sostiene el movimiento social asociativo Salud Mental España en su campaña con motivo del día mundial de la salud mental:“nadie elige tener un problema de salud mental, encontrarse mal o sufrir”. “Es cuestión de informarse, charlar, escuchar y apoyarse mutuamente”, dice González Zapico, presidente de esta confederación.

Hoy, 10 de octubre, Día Mundial de la Salud Mental, conmemorado en más de 100 países, no está de más reflexionar sobre esta falta de visibilidad de las personas afectadas de algún problema mental o psicológico y los prejuicios que les dificultan acceder a la atención profesional que necesitan. Hoy y todos los días.

*La información ha sido recogida del periódico digital lainformacion.com

Déficit de atención en niños y adolescentes ¿una enfermedad?

junio 9th, 2016|

En salud mental es muy difícil distinguir conductas normales y conductas patológicas. Los límites no son tan claros como en otras especialidades médicas.

No atender en clase no basta para diagnosticar un trastorno mental o neurológico. Pese a ello muchos docentes derivan a los padres al neurólogo por esta causa.

Por supuesto que lidiar en una clase con cerca de 30 alumnos (o más) no es sencillo y, consecuentemente, si un alumno se sale de la norma, le cuesta mantenerse quieto y callado prestando atención a la clase durante un tiempo prolongado (lo que no sabemos ni siquiera si es sano) y perturba el normal desenvolvimiento de la clase más que otros, es comprensible que el docente prefiera que lo mediquen para tranquilizarlo.

Los test desarrollados para el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), en ausencia de otras patologías, sólo pueden confirmar esa presunción diagnóstica ya que se han diseñado para detectar dificultades de atención, impulsividad e inquietud; que es lo que ya percibió el docente o los mismos padres.

Pero cuando se le indica una medicación ¿se hace en beneficio del niño o para aliviar la carga de sus padres y docentes? Porque muchas veces estos síntomas dificultan más la vida de padres y docentes que la del niño.

Riesgos y Beneficios de la medicación para el TDAH (metilfenidato y otros estimulantes)

El metilfenidato, que es la medicación habitualmente indicada para el llamado TDAH, bajo cualquiera de sus nombres comerciales (Rubifen, Concerta, Medikinet, Ritalina) y otras drogas también usadas para este problema son derivados anfetamínicos. Decir que son inocuos es faltar a la verdad. Como casi todos los medicamentos pueden producir efectos adversos: pérdida de apetito, perturbación del sueño y estado de embotamiento entre los más frecuentes. Pero también vértigo, dolor de cabeza, náuseas, nerviosismo, palpitaciones, reacciones cutáneas, alteraciones de la presión arterial, dependencia de tipo anfetamínico, disminución del umbral de convulsiones, entre otros. No estamos exagerando, sólo leemos los prospectos.

Como con cualquier otro medicamento es necesario evaluar riesgos y beneficios. Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos producen una mejoría sintomática de corta duración (unos meses) para perder con el tiempo su eficacia. ¿Por qué entonces hay niños, adolescentes y jóvenes que los toman durante años, en algunos casos con efectos secundarios indeseados, sin beneficios observables?

Déficit de atención e hiperactividad, ¿una nueva epidemia?

En los últimos 15 o 20 años los problemas de déficit de atención e hiperactividad (sobre todo en la escuela) han aumentado exponencialmente. No es razonable suponer que asistimos a una epidemia de veloz incremento de trastornos del neurodesarrollo (como los califica el DSM). ¿Acaso no hubo siempre niños distraídos e inquietos? Si ahora son cada vez más debemos suponer que algo se está descomponiendo en la educación y la sociedad más que en el cerebro del niño.

Otra causa, nada sorprendente, del incremento en el diagnóstico de estas patologías es que se han descubierto y comercializado sustancias que supuestamente las curan (en general no lo hacen, pregunten si no a padres y docentes que hayan hecho la experiencia). Diagnosticar a los niños con dificultades para adaptarse a las exigencias académicas (tan exigentes que lo sorprendente es que no haya más niños con este diagnóstico, aunque los habrá, seguro) es un modo de permitirles a las familias acceder a estas medicaciones por medio de la Seguridad Social y a exiguas ayudas estatales.

Hace 30 años era habitual que se les pegara a los niños que no rendían de acuerdo a las expectativas o perturbaban la clase o la vida familiar. Hoy, cada vez más, se los médica. Hemos progresado, pero no es suficiente.

¿Hay alternativas a la medicación?

Por supuesto que las hay. Un psicoterapeuta se supone que está capacitado para escuchar a un niño, trabajar con él, ayudarlo a encontrar la mejor manera de vivir su vida con sus singularidades, orientarlo y, a la vez, ayudar a los padres.

Como complemento de la medicación, o como sustitución de ella, el trabajo mediante la palabra puede ser más eficaz a largo plazo, y evitar el uso de medicación o reducir la duración del tratamiento médico en casos de Trastorno por Déficit de Atención con y sin Hiperactividad.

LA ADICCIÓN A INTERNET Y SU EFECTO EN LA CONDUCTA ADOLESCENTE

mayo 30th, 2016|

Adicción a internet

Uno de los problemas por los que más frecuentemente consultan los padres de hijos adolescentes es la adicción a internet. Se trata de un conflicto de reciente aparición y que cada vez genera más consultas sobre desórdenes en el comportamiento en la adolescencia e incluso infancia.

Poca tolerancia a la frustración
Es difícil generalizar porque cada caso puede ser muy diferente de otros, pero la mayoría de las veces se trata de adolescentes con poca tolerancia a la frustración. Esta baja tolerancia hace que antes las dificultades de la vida cotidiana (en el estudio, el trabajo o la vida social) se inhiban y retraigan socialmente empobreciendo su intercambio con jóvenes de su edad.

Retraimiento social

Este retraimiento suele estar acompañado por una pérdida de interés en el trabajo, los estudios o cualquier otra actividad productiva y necesaria.
Interenet les ofrece sitios de entretenimiento rápido, una actividad sin esperas ni demoras y sin necesidad de exponerse a los otros.

Lo consideramos una adicción cuando se produce un abuso del tiempo empleado en detrimento de otras actividades y una dependencia que se manifiesta en que la privación de estos juegos, aunque sea temporal, produce gran irritación.

Existen dos modalidades principales en las que se puede manifestar esta adicción a internet en adolescentes:

Las amistades virtuales
La mayoría de estos juegos se realizan con un contrincante, por lo que sí se produce un intercambio con otro con el que se comparte al menos algo: el gusto por el mismo juego. Se establece así una relación social que puede incluso llegar a una amistad. Eso sí, a condición de que sea virtual. Son raras las veces en las que se produce un encuentro real, no virtual, con ese partenaire en los juegos.

Conducta “autista”

Otras veces el joven (o la joven, pero estas conductas son más frecuentes en varones) renunica

incluso a este vínculo social y compite con un rival virtual que le proporciona el mismo programa informático. Esto da lugar a una conducta “autista” en la que el disfrute no se comparte con ningún ser humano aislándose del entorno familiar y social.

Depresión

Si entendemos esto podemos comprender que no se trata sólo de limitar la recurrencia de esta actividad, sino resolver los problemas que la originan: la poca tolerancia a la frustración, la depresión subyacente y el retraimiento en primer lugar. Lo contrario da lugar a conflictos familiares con un ciclo repetitivo de limtaciones (muchas veces necesarias), prohibiciones, discusiones más o menos violentas, rebeldía, enfados.

Los padres son parte del problema. No pueden ser la solución

Muchos padres acuden a nuestra consulta preguntándonos (porque ya se lo preguntan a sí mismos)que pueden hacer ellos, cómo gestionar esta situación. Pero muchas veces el adolescente se encuentra ya en conflicto con sus padres, en una situación en la que no logra separarse (porque permanece en la casa), ni integrarse (porque lo hace encerrado en su cuarto).

Necesidad de recurrir a un profesional

Es entonces cuando es necesario reconocer la propia insuficiencia y acudir a un profesional,un psicólogo especializado en conducta adolescente que ayude a encauzar el comportamiento del joven en cuestión.

TDA y TDAH. ¿Es la infancia una enfermedad mental?

marzo 8th, 2016|

Trastorno de déficit de atención, hiperactividad, trastorno negativista desafiante, trastornos de aprendizaje y conducta… y hasta 15 diagnósticos más. Desde hace años asistimos a una proliferación de diagnósticos psiquiátricos en la infancia y en la adolescencia y, consecuentemente de la prescripción de medicación.

¿Qué beneficios y qué perjuicios producen estos cambios? ¿Qué consecuencias tienen para el niño, su familia, la escuela y la sociedad? ¿Estamos ocultando otros problemas?

Hablaremos sobre esto con Luis Teszkiewicz, psicoterapeuta de niños y adolescentes de nuestra localidad, Enrique González Duro, psiquiatra, profesor universitario, historiador y escritos con 33 títulos publicados; y Mercedes Babío, del Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica de Pozuelo.