“La ansiedad es, con la depresión, el trastorno de salud mental más común. Aún más en las mujeres. Los hipnosedantes —tranquilizantes y somníferos— son los únicos psicoactivos más consumidos por mujeres que por hombres. Más del doble, según el Plan Nacional de Drogas. Parece lógico. No es tan simple «No te crees que eres adicta a algo que te ha recetado un médico», dice una paciente

“Las benzodiacepinas son las drogas más consumidas en España después del alcohol y el tabaco. El 12% de la población los usa, el doble que en 2005. El porcentaje sube al 16% en las mujeres, entre las que se estima que hay más de medio millón de adictas a una droga legal que precisa receta médica.”

Pueden llamarse Orfidal, Tranxilium, Lorazepam, Lexatin, Valium o Trankimazin. “Un fármaco barato (un par de euros la caja de 50 con receta pública), eficaz a corto plazo y sin grandes efectos secundarios”. “Por eso están entre los fármacos más recetados en España, el país de Europa donde más ha crecido su consumo”.
“Sin embargo, a cambio de su eficacia, las pastillas tienen una gran capacidad de generar dependencia. Ciertas pacientes necesitan cada vez más dosis. Y muchas veces, médico y paciente saben cuándo inician un tratamiento pero no cuándo lo acaban.”

Enric Aragonés, coordinador de salud mental en la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria hace autocrítica. “Recetamos muchas benzodiacepinas y no siempre controlamos su uso”, admite. “Es un recurso fácil para médico y paciente. Las guías aconsejan no prolongar el tratamiento más de cuatro o seis semanas. Pero no es tan sencillo. Los procesos de ansiedad y depresión son largos, el tiempo de consulta, corto, y el gran poder de habituación de estos fármacos hacen muy difícil retirarlos”.
Creemos que el Dr. Aragonés da en la tecla. Las depresiones y ansiedades admiten dos tipos de tratamiento, incluso administrados simultáneamente. Pero el tratamiento psicoterapéutico requiere más tiempo de consulta. Es mucho más adecuado al mundo en que vivimos recurrir a una pastilla, aun sabiendo que si no es acompañada por un tratamiento psicoterapéutico la enfermedad no hará más que cronificarse y, por lo tanto, el recurso a la medicación se perpetuará, en lugar de ser sólo un recurso.
Entiéndasenos bien. No nos oponemos al uso de psicofármacos, es más, los recetamos. Pero sí estamos convencidos de que es un error utilizar la medicación como único recurso y no acompañarla por la psicoterapia, que podría llegar a resolver los problemas que están en el origen de la ansiedad y el insomnio y, por lo tanto, permitir que pueda llegar a prescindirse de la medicación.

“La endocrinóloga Carme Valls, directora del taller Mujer, Salud y Calidad de Vida del Centro de Análisis y Programas Sanitarios de Cataluña, sostiene que la doble prevalencia de la ansiedad en las mujeres no es casual. “Las hormonas nos condicionan, pero no nos determinan”, afirma. “Pero luego están las causas sociales: la doble jornada, el nido vacío, la soledad, la pobreza. No soy fundamentalista, receto ansiolíticos, pero si afináramos el diagnóstico no se prescribirían ni la tercera parte. La mayoría de las ansiedades se aliviarían sin ellas».
El ansiolítico es el recurso más fácxilmente disponible XXXX. «Deberíamos estar más alerta. El ansiolítico es un recurso fácil para médico y paciente», opina un facultativo Los médicos citan el deterioro de la memoria como uno de los posibles efectos del uso prolongado de ansiolíticos. Pero, a veces, es más urgente destensar el cable. Por eso, esta noche, más de una, mareada de dar vueltas en la cama, se pondrá una pastilla bajo la lengua y mañana será otro día.

Ellos beben, ellas se medican

Las mujeres se consuelan de sus penas y sus nervios con pastillas, y los hombres con alcohol. En los países desarrollados, 1 de cada 5 hombres adquiere dependencia vitalicia del alcohol, por 1 de cada 12 mujeres, según la OMS. Por cada trabajadora que bebe a diario, hay cuatro varones, según la Encuesta de Alcohol y Drogas en el Ámbito Laboral. Médicos y psicólogos certifican que ellos son más propensos a las adicciones y menos proclives a acudir al galeno, y las pastillas necesitan receta. Ellas expresan su sufrimiento, piden ayuda y acatan la prescripción facultativa. Las benzodiacepinas alivian su malestar y no llevan asociada tanta connotación de placer, o de vicio, como el alcohol, mal visto por muchos, incluso por ellas. La ansiedad femenina y su trato con fármacos forman parte del imaginario contemporáneo.
No es erróneo recetar una benzodiacepina. Sí lo es no acompañar el medicamento con una psicoterapia. El problema es que la Seguridad Social y los seguros médicos privados disponen de poco personal y poco tiempo. Siempre es más fácil, breve y económico recetar una pastilla que realizar una psicoterapia.

Este artículo ha sido redactado por profesionales con más de 25 años de experiencia en el sector de psicología y psiquiatría. Tenemos gabinetes en Majadahonda y Madrid Centro. Si tienes más dudas o deseas consultarnos algo llámanos al 607 99 67 02 o escríbenos a info@persona-psi.com